02 diciembre 2013

Hojaldres de Miel y Coco


Empiezo a publicar mi primera receta con un postre que encanta a todos en mi casa, sobre todo a mi hija y como es lo que mas quiero en este mundo, se lo dedico.                                                              
Ya hace muchos años que me gustan estos hojaldres desde niña recuerdo mi madre que me mandaba a comprar al colmado de debajo de casa y yo siempre le decía, mamá si sobran dinero me puedo comprar uno o dos mielitos, así es como yo siempre los he llamado y lo seguimos haciendo todos en casa, mi madre me decía que si y era la niña mas feliz del mundo, me encantaban y me siguen encantando y me traen tan buenos recuerdos!!
Se preparan en un momento, aunque he de decir que desaparecen antes.
Vamos con la receta.


Ingredientes:
Una lámina de hojaldre fresco
Para el almíbar:
500 ml. de agua
600 gr. de azúcar
3 cucharadas soperas de miel
Una cucharada de zumo de limón
25 gramos de coco rallado


Preparación
Precalentamos el horno a 180 grados arriba y abajo.
Colocamos en una superficie plana la lamina de hojaldre ahora lo dividimos en pequeños cuadrados y le hacemos un agujero en el centro con el descorazonador de manzanas.
Podemos aprovechar el papel vegetal que viene con la lamina de hojaldre, lo ponemos en la bandeja del horno y colocamos los cuadrados de hojaldre y lo metemos al horno hasta que suban y se vean dorados, sacamos del horno y reservamos.
Mientras se enfrían preparamos el almíbar, para luego bañarlos.
En una cazuela ponemos el agua, el azúcar, la miel y el zumo del limón, lo removemos y lo ponemos a calentar a fuego fuerte, dejamos que reduzca unos cinco minutos y después bajamos el fuego al mínimo.
Ahora iremos bañando los mielitos en el almíbar de tres en tres dejando que empapen unos diez segundos por cada lado, con una espumadera los vamos sacando y colocando en un recipiente para que se vaya enfriando y secando el almíbar, seguidamente espolvorear con el coco por encima, al estar caliente se adhiere bien y en cuanto se enfríen totalmente ya se pueden comer, pero si sois capaces de esperar unas horas aun estarán mejor.
El almíbar que os sobre, meterlo en un bote de cristal lo dejáis bien enfriar y podéis guardarlo en la nevera, dura mucho tiempo y  para la próxima vez que volváis a prepararlos, solo tenéis que calentarlo y lo tenéis hecho.
Que aproveche!!



6 comentarios:

  1. Unos de los pastelitos a los que tengo en un altar. Me encantan desde que tengo uso de razón pero ya con el coco rallado va ha ser el no va más, que delicia. Me apunto tu receta Raquel.
    Un beso y feliz finde!!!!

    ResponderEliminar
  2. Estos pastelitos son unos de los favoritos de mi hija y con razón, vaya pinta
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Ana mª, si que son deliciosos!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Al igual que tu yo también los tengo en un altar, me encanta!!
    Un beso Jose Manuel

    ResponderEliminar
  5. Gracias Alanda por la visita, también son mis favoritos.
    Un beso

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos!
¡GRACIAS POR VISITARME!
Muchas gracias por dedicar un poco de tu tiempo y dejarme un comentario, para mi es muy importante es lo que da sentido al blog os aseguro que todos los leo todos y respondo con mucha ilusión siempre que puedo.

Si tienes alguna duda no dudes en preguntar, con mucho gusto te responderé en cuanto pueda.
Este es mi correo:
midiversionenlacocina@gmail.com