20 noviembre 2017

Apagallums rellenos de pollo y verduras gratinados al horno


Ya sabéis de mi afición por la montaña, ademas de salir a caminar y respirar aire puro, disfruto cogiendo setas. Soy una boletaire, es así como llamamos a los que nos gusta ir a buscar setas en Catalunya y como no, despues disfruto de ellas en la mesa. 
Como ya sabéis muchos de vosotr@s, este año no es nada bueno,  pero hace un mes hubo una brotada de apagallums y en un momento llenamos el cesto, no os imagináis como disfrute yo y mis amores, pensé que eso no existía, no lo había visto nunca, ochenta apagallums que se vinieron para casa, por eso hoy quiero compartir con todos los que me seguís esta rica receta.


El Apagallum como los llamamos aquí o quizás las conoceréis mas por este nombre paloma o por su nombre científico Macrolepiota procera, es una seta catalogada como comestible excelente, ademas es de las mas grandes por el tamaño de su sombrero y por eso me gusta para prepararlos rellenos también lo hice con esta receta apagallums rellenos de carne gratinados al horno o como ya os enseñe en otra ocasión en pizza, aquí tenéis la receta por si queréis prepararla  pizza de apagallums . 
Por cierto a ti te gustan las setas? quieres que publique mas recetas con ellas? me gustaría saberlo.
Bueno vamos con la receta.


Ingredientes:
Doce apagallums
Tres pechugas de pollo
Una cebolla
Un pimiento rojo
Una berenjena
Tres tomates
Aceite de oliva virgen
Sal 
Pimienta
Perejil seco
Hierbas provenzales secas
Queso curado rallado

Preparación:
Precalentar el horno a 200º arriba y abajo.
Limpia las setas, y retira con cuidado el tallo, este lo deshechas y pon los sombreros sobre una bandeja con un poco de aceite para que no se peguen, echa un poco de  sal a las setas y reserva.
Picar las pechugas en trozos muy pequeños, yo lo hice en la Thermomix puse 15 segundos a velocidad 6.
Lava las verduras y parte a trozos pequeños, excepto el tomate estos rallarlos y reserva.
Poner una sartén con un poco de aceite y fríe las pechugas, añade la cebolla, la sal, la pimienta y el perejil.



Después cuando empiece a transparentar añade el pimiento, la berenjena y las hierbas provenzales.



Añade el tomate rallado.



Una vez todo hecho, retira del fuego.



Rellena las setas.



Ahora añade el queso por encima.



Mete la bandeja con las setas al horno durante 15 minutos.
Mira que pinta que tienen y lo mejor de todo, que bien que huelen es una maravilla.



Solo queda llevarlas a la mesa y disfrutar de ellas, me acompañas?



Espero que te halla gustado estos apagallums rellenos de pollo y verduras.
Que aproveche!!

14 noviembre 2017

Hamburguesas de cerdo con trompetas de la muerte


Estamos en otoño, es mi estación favorita del año y es el tiempo idóneo de disfrutar de uno de mis hobbys, como bien sabéis es el mundo de la micología, la recolección de setas. Pues bien, estamos en plena temporada y la verdad el tiempo no acompaña, aunque quizás estos días esta haciendo un poco mas de frío, hasta hace pocos días hacia demasiada calor y eso no es propicio para que salgan, también escasea la lluvia, que ese es un factor muy importante, porque sin humedad los hongos no salen .
Este año es malo o pésimo diría yo, para estas fechas en años anteriores, había llenado muchos cestos de bolets (setas) y este he cogido muy  pocas y la verdad es que no creo que a fecha de hoy valla a mejorar, pero bueno aun quedan días y no pierdo la esperanza, algunas mas saldré a buscar a ver si por suerte encuentro unas trompetas de la muerte (Craterellus cornucopoides) son unas setas oscuras, casi negras con forma parecida a los Camagrocs y están muy buenas, exquisitas diría yo, tienen un sabor espectacular. 



Hoy os traigo unas hamburguesas que hice justo el año pasado por estas fechas con estas setas, que me las regalo un amigo, quizás recordáis esta receta que publique albóndigas con trompetas de la muerte en su salsa
Bueno os dejo el paso a paso de las hamburguesas por si os apetece probarlas.

Ingredientes:
200 gramos de Trompetas de la muerte
Un kilo de carne de cerdo picada
Pimienta
Sal
Aceite de oliva virgen




Preparación:
Para preparar las hamburguesas deberéis pedir en la carnicería que os piquen la carne de cerdo. 
Limpiar las setas, para quitarles los restos de tierra.



Las troceas, las pones en una sárten con un poco de aceite y las salteas un poco y las reservas.
Pon en un bol la carne picada y añade la sal y la pimienta, mezcla bien.
A continuación añade las setas y mezclalas con toda la carne.



Yo las preparo con un aro de emplatar  y si tu no lo tienes, pues las haces con las manos y quedaran igual de ricas, la diferencia esta que  el aro hace que queden unas hamburguesas mas redondas y perfectas, vamos mas bonitas a la vista, pero el resultado de lo ricas que están es el mismo.
Reparte la carne en nueve partes, pon una parte de ellas dentro del aro y lo aplanas con la mano hasta que rellene todos los huecos y quede planita y desmolda con cuidado que no se rompa.



Haces lo mismo con todas las demás.



Si quieres congelar algunas de ellas, es el momento perfecto para hacerlo y sacarlas del congelador el día que las quieras hacer.
Si el resto las vas a hacer en el momento de comerlas solo tienes, que freírlas con un poco de aceite de oliva virgen.
Yo las puse dentro de un bollo de pan.



Se ven ricas verdad, a que estas deseando probarlas?
Que aproveche!!


08 noviembre 2017

Tarta mousse de lima y limón


La entrada que os traigo hoy es algo especial para mi. 
Hace unos días en nuestra hora de comida en el trabajo en vez de llevar mi tupper como todos los días, mis compañer@s y yo colaboramos todos en llevar algo para comer unas buenas migas por su puesto las migas las trajo mi querida Esperanza, de eso se encarga ella que tiene muy buena mano en la cocina. Por mi parte yo me comprometí a llevar el postre, tenia que llevar algo no muy pesado, porque luego había que seguir trabajando tres horas mas y después de las migas ya se sabe,  haber quien se mueve.
Pues pensé en llevar una tarta de lima limón, para nada pesada y con la escusa de que el limón va bien para bajar la comida, creo que es es una buena opción, cuela verdad?
Pues tenia claro que iba a preparar una tarta de lima y limón, ya había que echo otra igual para mi cumple y gusto mucho, pensé que gustaría y valla si gusto mira que era grande, pero voló!!
Como os decía este día fue especial para mi porque en pocos días terminaba mi contrato de trabajo y dejaría de verlos, espero que por poco tiempo, han sido dos años muy buenos para mi, (os echare de menos compis)
Así que ahora que tengo tiempo libre y quiero dedicar mas tiempo a mi blog y visitar vuestras cocinas, haber si me pongo al día.
Aprovecho para enseñaros el regalo que me hizo mi amiga María,  hace unas semanas, me encanta gracias amiga!! 
Mirar que chulo, ya tiene un sitio en mi cocina.





Los ingredientes de esta tarta es para un molde de 32 cm, podéis hacer la mitad de las cantidades para que no sea tan grande.




Para la base:

170 gramos de galletas tipo maría tostada
130 gramos de mantequilla sin sal



Para la mousse:

600 gramos de queso philadelphia
400 gramos de azucar 
500 gramos de nata para montar
8 hojas de gelatina neutras
75 gramos de zumo de lima
180 gramos de zumo de limón
Ralladura de un limón y una lima



Para la cobertura:

El zumo de un limón y una lima
100 gramos de azucar
50 mililitros de agua
2 hojas de gelatina neutra
Una gota de colorante verde en gel 
Y un poco de ralladura de lima

Preparación:
Prepara el molde forrándolo con papel sulfurado y acetato, para luego desmoldarlo fácilmente y quede bonito.
Tritura las galletas, calienta la mantequilla y lo mezclas bien hasta que este todo integrado, ponlo sobre el molde, aplanando bien con una cuchara, una vez hecho mete el molde en la nevera.
Monta la nata y reserva en la nevera.
Pon la gelatina a hidratar en agua fría, durante cinco minutos.
Exprime los limones y las limas, coge una parte pequeña del zumo y lo calienta al microondas, en el echa la gelatina previamente escurrida y disuelve bien y mezcla con el resto de zumo. 




Con las mitades de los limones y limas que has exprimido, ralla la piel de un limón y una lima.
Mezcla bien el queso, el azúcar, el zumo y la ralladuras.



Por ultimo saca la nata de la nevera y ves mezclando parte de la nata con la otra mezcla hasta incorporarla toda, siempre con movimientos envolventes para que la nata no se vaya abajo.



Saca el molde de la nevera y echar la mezcla sobre la base de galleta. 



Da unos golpecitos sobre el mármol para que se siente bien la mezcla y mete en la nevera al menos cuatro horas, yo la deje toda la noche.




Pasadas las cuatro horas o toda la noche como hice yo, prepara la cobertura.
Pon las dos hojas de gelatina a hidratar en agua fría, mientras haces el zumo de el limón y la lima, coges una parte del zumo y la calientas en el microondas y añade la gelatina hidratada y escurrida, mezcla bien junto el resto de zumo.
Ahora mezcla con el azúcar con el zumo y la gelatina y una gota de colorante.
Vierte sobre la tarta con cuidado y añade un poco de ralladura de la lima por encima para adornar.
Vuelve a meter la tarta en la nevera, un par de horas.




Y este es el resultado, aquí en la mesa del comedor del trabajo.

Casi ni tiempo dio a hacer esta foto!!

Si os apetece podéis coger un trozo, (estas fotos de abajo y la de la cabecera es la que hice para mi cumpleaños en agosto) porque como comprenderéis no dio tiempo ni hacer fotos del corte, ibamos por faena!! suerte que tengo estas de la anterior tarta, quizás a esta le eche algo mas de colorante, pero por lo demás igual de rica.




Bueno no dudéis en probarla, porque esta buenísima.
Que aproveche!!

27 octubre 2017

Magdalenas de calabaza


Quien se resiste a una buena magdalena? yo no, desde luego y si las preparo para el desayuno o la merienda además disfruto un montón saboreándolas, estas que os traigo hoy son de calabaza llevan casi un año esperando ver la luz, las hice hace un tiempo, cuando cogió mi marido la ultima calabaza del huerto el año pasado. 
Ya sabéis lo bien que huele una calabaza, pero si esta cuidada con mimo y cariño hasta su recolección como esta, ya eso es un manjar, la calabaza se puede preparar de diferentes maneras, recetas saladas y dulces como en este caso, hay que aprovechar ahora que estamos en su plena temporada.
Estas magdalenas no las había hecho nunca hasta ese día, claro que a fecha de hoy las he repetido en mas ocasiones y sigo diciendo que están riquísimas y el colorcito que tienen, no me digáis que no es llamativo, bueno parte de ello es de los huevos de mis gallinas felices como dice mi querida Concha.
Por eso creo que esta receta tiene que tener un huequecito en mi blog y os aconsejo que alguna vez este en vuestra mesa, como os he dicho son perfectas para el desayuno, mientras os decidís a hacerla, podéis probarlas aunque sean virtualmente, aquí os las dejo, ir preparando el café vosotr@s.



Ingredientes:
200 gramos de calabaza limpia sin piel ni pepitas
200 gramos de azúcar
2 huevos (de mis gallinas felices)
140 gramos de aceite de girasol
200 gramos de harina de trigo
Una pizca de sal
15 gramos de levadura química
1/4 de cucharadita de canela en polvo
Un poco mas de azúcar para espolvorear


Yo lo he preparado con mi maquina la TM5, pero si no la tenéis, no pasa absolutamente nada, podéis hacerlo tradicionalmente como siempre las hacéis vosotr@s en casa.

Preparación:
Limpia la calabaza, quitando piel y pepitas.


Coge un bol apto para microondas y pon la calabaza a trozos, tapa con film transparente y mete al microondas, ponl a máxima potencia durante ocho minutos.


Precalienta el horno a 180º.
Prepara el molde para las magdalenas y prepara las cápsulas.
Mete en el vaso de la Thermomix la calabaza, el azúcar, los huevos y el aceite, programa 1 min./vel. 6.
Después añade la harina, la canela, la sal y la levadura y programa 1 min./vel. 6.


Llena las cápsulas de las magdalenas a tres cuartas partes de su capacidad.


Echa un poquito de azúcar en el centro de la magdalena y mete al horno durante veintidós minutos, para asegurarnos que este en su punto pincha con un palillo y si sale limpio estarán listas si no dejarlas un par o tres de minutos mas.


Saca del horno y dejar enfriar un par de minutos. 


Después deja enfriar sobre una rejilla.


Cuando estén frías totalmente las podéis guardar en una lata, se conservan perfectamente durante una semana, si se porque digo esto, una semana!! Se quedo una de ellas dentro de la lata y lo descubrí a la semana, creeros que estaba todavía esponjosa y perfecta de sabor, no como el primer día pero mucho mejor que las compradas, os lo puedo asegurar!!
Venga animaros a probarlas, a que esperáis.


Que aproveche!!
Que tengáis feliz fin de semana.